¿Cómo adaptarse y seguir con el menor impacto para el negocio?

como-adaptarse-y-seguir-con-el-menor-impacto-para-el-negocio

Asumir la tecnología como la palanca para responder ante un mercado en el que el distanciamiento social parece quedarse por un tiempo, suponiendo nuevas formas de interacción de los consumidores con los productos y servicios, bajo medidas especiales de bioseguridad, etc, es un must.

Esto porque si en nuestra ecuación el consumidor o cliente está en el centro, toda la organización debe estar sumando para que los productos o servicios estén disponibles, en los puntos indicados, en el momento indicado, bajo las características demandadas. Suena simple, más en la práctica no lo es.

Las empresas que se planteen seguir en el juego, sin ver las consecuencias de la pandemia como un tropiezo del que hay que aguantar y esperar a salir, deben aproximarse a que el uso eficiente de tecnología es lo único que podrá permitir:

  • Garantizar continuidad del negocio, 24×7,
  • Habilitar nuevos canales digitales de interacción,
  • Habilitar y potenciar el e-commerce,
  • Consolidar los equipos de trabajo “remotos”, off site, para que sigan aportando a la organización,
  • Mantener la conexión y comunicación con proveedores y aliados,
  • Obtener inteligencia de todos los datos que genera la empresa para poder proyectar escenarios y, en consecuencia, ajustar la organización en su justa medida.

Éstas son solo algunas de las ventajas que se pueden resaltar y que aportan un uso eficiente de la tecnología a las empresas. Es momento de evaluar con qué contamos y qué es lo verdaderamente necesitamos para seguir adelante.

La función de TI dejó de ser exclusiva de los tecnólogos y se convierte en una ventaja competitiva del negocio, que debe ser asumida por la dirección estratégica. Hoy más que nunca.

Llegar a la Nube es la meta

¿Cómo evaluar la infraestructura tecnológica y cómo tener lo que realmente se requiere, en un momento tan complejo para todos?

Ante un terreno de juego, aún pleno de incertidumbres, no se admiten demoras, retrasos ni dilaciones porque, entre otras cosas, el tiempo que nos lleve pensar, puede ser aprovechado por otros que tomarán la delantera y se harán de las oportunidades hoy reducidas.

La tendencia irreversible de las bondades que ofrece la Nube como forma de acceder a los recursos de tecnología y telecomunicaciones bajo esquemas flexibles, dinámicos, on demand, está ahí sobre la mesa. Lo que se está notando en estos últimos meses es una necesidad expresa de resolver cómo administrar los ambientes que por lo general son híbridos y complejos, por lo que ubicar un player que ofrezca servicios administrados como parte de su oferta es la opción más conveniente.

Porque el reto no solo está en aprovechar las ventajas de los modelos de servicio para acceder a los recursos sino en contar con una administración eficiente que permita:

  • Aprovechar al máximo los recursos contratados, evitando así las capacidades ociosas,
  • Capacidad de respuesta para incrementar o reducir capacidades de acuerdo a las necesidades del negocio,
  • Monitoreo especializado 24×7, proactivo y no reactivo,
  • Garantizar la continuidad de la operación, sin afectar la interacción con clientes, proveedores o aliados.

De eso trata la Transformación Digital tan citada durante estos últimos años, de mirar más allá, de mirar por encima de la realidad actual, proyectándose hacia un futuro en el que lo digital no es una moda, un cliché, algo chic con lo que hay que asociarse.

La adaptabilidad, flexibilidad y disponibilidad que brinda la tecnología bajo modelos de servicioaaS, figuran entre las competencias clave para seguir adelante y son un mandatorio para sobrevivir al entorno inesperado y pasar al siguiente nivel.

Mariam Larrazábal G.

mlago@daycohost.com